Un espíritu poético se abre al mundo y a su riqueza de imágenes, agradecido y dispuesto a entregarsa, sin embargo, no encuentra satisfacción en él.

Hermann Hesse.